Espaguetis con salsa de gorgonzola, pera y nueces




Espaguetis con salsa de gorgonzola, pera y nueces


Estos espaguetis están tan impresionantemente buenos que los preparo cuando tengo invitados, ¡éxito seguro! Y si, como en esta ocasión, tengo la suerte de contar con una rueda entera de queso gorgonzola para servir los espaguetis dentro el resultado ya es de ovación y vuelta al ruedo, jejeje

Aunque esta combinación de queso azul, pera y nueces está más vista que el tebeo no deja de ser resultona y gustar a todo el mundo. Y aunque creo que todo el mundo sabe que el queso azul combina de lujo con la pera no se porque siempre nos sorprende cuando nos lo sirven, y si añadimos nueces aún mejor, los sabores casan de maravilla y además le aporta ese puntito crujiente que le falta ya que la pera cocida es muy tiernita y la salsa de queso queda muy cremosa. 

Total que los ingredientes de esta receta son un clásico de toda la vida pero que nunca falla y nunca deja de gustar. Así que te animo a que cocines la receta en casa y me cuentes el resultado ☺



Espaguetis con salsa de gorgonzola, pera y nueces, ingredientes:

(Para 6 personas)

600 gr de espaguetis, 3 peras grandes
250 gr de queso gorgonzola, 150 gr de nueces peladas 
1 cebolla, 3 dientes de ajo, 2 cucharadas de pimienta rosa
150 ml de crema de leche para cocinar, o bien leche evaporada
Sal y pimienta negra recién molida, unas hojas de albahaca fresca.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y 12 cucharada de mantequilla.


Espaguetis con salsa de gorgonzola, pera y nueces, preparación:


Ponemos a hervir una olla grande con abundante agua salada para hervir los espaguetis. En cuanto arranque el hervor añadimos la pasta y la hervimos siguiendo las instrucciones del fabricante. Ha de quedar “al dente”.

Es importante escoger una marca de pasta de calidad, aunque sea más cara si miras el precio de más que pagas por ración es irrisorio y el resultado es realmente diferente. La pasta, el arroz, las legumbres… Son cosas en que no vale la pena ahorrar porque la calidad varía muchísimo y estamos hablando de muy pocos céntimos por ración. 

Otra cosa a tener en cuenta es que no se debe añadir aceite al agua de hervir la pasta, es una costumbre arraigada y no es adecuada ya que suaviza demasiado la pasta al hervir y no nos quedará “al dente” que es como mejor está.

Mientras hierve la pasta preparamos la salsa. Pelamos y picamos la cebolla y los ajos y los empezamos a sofreír en el aceite de oliva y la mantequilla. No es necesario que la cebolla tome color, ha de quedar transparente.

Pelamos la pera y la cortamos en cubitos que añadiremos a la cebolla cuando ya esté un poco pochada, transparente. Al añadir la pera podemos salpimentar para que empiece a sudar y se haga antes. La pera tiene que quedar tierna.

Añadimos la crema de leche y el queso cortado a cubitos pequeños para que se deshaga antes y vamos removiendo, el queso se derretirá y se fundirá con la crema de leche y el resto del sofrito formando una salsa cremosa. En cuanto esté el queso fundido e integrado apartamos del fuego para que no nos quede demasiado espesa la salsa. 




Escurrimos la pasta reservando un poco del líquido de cocción, como medio cucharón. En una olla lo bastante grande como para remover bien, puede ser la misma olla de cocer la pasta, mezclamos la pasta escurrida, la salsa y el poco de líquido de cocción que teníamos reservado.

Debemos mezclar muy bien durante un par de minutos, removiendo la pasta y la salsa para que se integren bien, al ir removiendo todo el rato verás como se liga la salsa con la pasta y con el almidón que aporta el líquido de cocción, se va formando una salsa cremosa y emulsionada que se funde con la pasta y hace que todo quede más ligado y sabroso. A este proceso los italianos le llaman “mantecare” la pasta y es un paso que no cuesta nada y que eleva tu plato de pasta a otro nivel, prueba y ya verás que diferencia.




Una vez tenemos la pasta bien “mantecada” solo nos queda añadir las nueces troceadas, la pimienta rosa y un poco de albahaca fresca picada, removemos para mezclar bien y ya podemos servir nuestros espaguetis con gorgonzola, pera y nueces. ¡Riquísimos!

Yo serví los espaguetis en una rueda de gorgonzola entera que me regalaron, queda de lujo pues la pasta caliente derrite el queso que queda en la corteza y le da un plus de sabor, además la presentación es impactante, si tienes la oportunidad prepara estos espaguetis dentro de un gorgonzola entero cuando tengas invitados, ¡se quedarán con la boca abierta!


Puedes pedir a tu proveedor habitual que te guarde la corteza del queso cuando lo haya acabado antes de tirarlo, o comprarlo cuando quede muy poquito.

¿Mas recetas de pasta especiales y ricas?


Espaguetis light con gambas y brócoli





Pastel de berenjena




¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!



Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!