martes, 7 de febrero de 2017

Pollo en salsa de miel y romero

 


Pollo en salsa de miel y romero


Esta receta de pollo está para chuparse los dedos y se hace solita en el horno mientras tu preparas una ensalada o te sientas en el sofá a mirar un  rato la tele, que no todo va a ser cocinar, jejeje  Te sorprenderá el resultado, ¡queda exquisito!

Me encanta el pollo ¡es una carne tan versátil! Y lo hagas como lo hagas siempre sale bien. Se pueden  hacer  un montón de recetas diferentes, con mil sabores, combinado con un montón de ingredientes  diferentes y cocinado con técnicas de lo mas diversas, así que es ideal para experimentar y no aburrirse en la cocina. Por si fuera poco además es una carne muy económica y muy sana, siempre que el pollo sea de calidad, claro, así que venga, te doy una receta más para  que cocines pollo en tu casa, prueba y me cuentas que te ha parecido, a ver si te gusta tanto como a mi ☺




Pollo en salsa de miel y romero, ingredientes:

4 o 5 cuartos traseros de pollo
2 cucharadas de manteca de cerdo o de grasa de pato
un chorrito de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
sal y pimienta negra recién molida
2 cucharadas de miel y 1 cucharada de romero molido



Pollo en salsa de miel y romero, preparación:


Empezamos precalentando el horno a 200º, siempre te aconsejo empezar calentando el horno, así luego no tienes que esperar.

Limpiamos el pollo de restos de sangre y plumas que pudiera tener, partimos los cuartos traseros en dos trozos cortando  por la articulación y los salpimentamos bien por todos lados.






En un  bol lo bastante amplio como  para que quepa todo el pollo ponemos la miel y el romero molido, si no tenemos romero molido también sirve romero fresco picado o seco en hoja, lo que tengas a mano.





Colocamos el pollo salpimentado y limpio en el bol y removemos bien para que se impregne de la mezca por todos lados.




En la bandeja donde vamos a hornear nuestro pollo ponemos un buen chorretón de aceite por el fondo y colocamos los trozos de pollo untados con la mezcla de miel y romero por encima sin que se monten.  

Seguidamente repartimos  por  encima de  cada trozo  de pollo un poco de manteca de cerdo, otro chorrete de aceite de oliva por encima  y listos, ¡al horno




Como siempre te digo no te doy tiempos, dependerá de  tu  horno el tiempo que tarde en estar listo el pollo y también de su  tamaño.  Cuando lo veas dorado clava al pollo un palito como haces con los bizcochos, si  el líquido que sale es rosado significa que el pollo aun está crudo, si el  líquido que sale es transparente es que ya está al punto y, si no sale líquido, es que se está pasando de cocción y está quedando seco.  

Cuando tengas el pollo dorado y al  punto que te guste de cocción sácalo del horno y a la mesa enseguida, con su salsita de miel y romero está de campeonato. Te aconsejo servirlo con unas patatas chips de  buena calidad y, si quieres conseguir un festín, acompáñalo de un buen cava brut para beber, ¡le va que ni pintado!

¿Quieres ver algunas recetas de guarniciones para este pollo con miel y romero?


Patatas al  horno tiernas y crujientes







Espero que te haya gustado este post y que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades. 
Puedes seguirme en FacebookTwiterInstagram Google+ ¡¡Te espero!!