Arroz con setas y salchichas, pollo y conejo




Arroz con setas y salchichas, pollo y conejo


El arroz con carne y setas, el típico arroz de montaña es  una auténtica  delicia y mucho más fácil de hacer de lo que puedas pensar, atrévete a hacerlo y ya verás que éxito J

Esta versión que te traigo hoy no es el más clásico pues lo hice con lo que tenía por casa, pero quedo tan rico que no puede evitar hacerle una foto y presentarlo en el blog, a partir de ahora seguro que lo repito más  de una vez y si tú te animas a prepararlo seguro que también repites.


Lo único que no puede faltar son las setas, las que tengas,  aunque sean unos champiñones de súper, aunque claro, si usas setas frescas de temporada o bien setas secas y rehidratadas aún te quedará mucho mejor.  La carne también es importante, el pollo o el conejo dan mucho sabor, y por último las hierbas aromáticas, el tomillo y el romero, no pueden faltar en un arroz de montaña. Con  esto solo ya te quedará un arroz impresionante, ¿te animas?  ¡Pues al lío!





Arroz con setas y salchichas, pollo y conejo, ingredientes:

3000 gr de setas de temporada, yo rebozuelos
1 pimiento  rojo
1 cebolla 
1 tomate  pequeño
2 o 3 dientes de ajo
1/2 conejo cortado  en trocitos pequeños
1/2 pollo cortado en trocitos pequeños
4 salchichas
1 cucharadita de romero, 1 de tomillo y una de pimentón de la Vera
unas ramitas de romero fresco
sal, pimienta y aceite  de oliva virgen extra.
600 gr de arroz de calidad
Caldo de pollo o de verduras, el triple de caldo que de arroz.


Arroz con setas y salchichas, pollo y conejo,  preparación:


Cortamos el pollo, el conejo y las salchichas en trozos pequeños y los salpimentamos, reservamos.

Lavamos los pimientos rojos y los cortamos en cubitos. Pelamos la cebolla y la picamos, reservamos.

Con un cepillo especial para este uso  limpiamos las setas para eliminar los posibles restos de tierra o impurezas que pudieran tener. Puedes tener un cepillo especial, o hacer como yo y adaptar un viejo cepillo de dientes en desuso J.   También puedes limpiar las setas frotando delicadamente con un trapo limpio, lo importante  es que no les toque el agua pues las setas son como esponjas que la absorberían y se perdería bastante sabor.  Reservamos.



Ponemos a calentar la cazuela donde vamos a preparar el arroz con un chorrete de aceite, que cubra el fondo de la cazuela.  Una vez el aceite caliente añadimos dos o tres dientes de ajo enteros con piel y también la carne salpimentada y vamos dejando que tome color, a fuego fuerte pues  lo que buscamos es que quede dorada por fuera pero aún cruda por dentro. A medida que va quedando dorada la vamos girando para que se haga por todos lados y cuando ya estén bien dorados todos los trozos los vamos sacando y reservando.

Cuando ya hemos sofrito toda la carne añadimos a la cazuela la cebolla y el pimiento rojo picados y dejamos que se sofrían a fuego medio, añadimos un poco más de aceite si es necesario. Una vez ya  empiecen a tomar color añadimos el tomate también picado.

Cuando el tomate ya está sofrito añadimos a la cazuela las setas, una cucharadita de pimentón de la Vera, una cucharadita de romero y otra de tomillo y lo dejamos un minuto removiendo de vez  en cuando, enseguida añadimos a la cazuela la carne sofrita y el arroz que ya tenemos medido y damos unas vueltas para que el arroz se impregne bien de todos los sabores.

Añadimos el caldo a la cazuela, tres partes de agua por una de  arroz, para poder  medirlo bien pon el arroz pesado en un recipiente y así tienes el volumen que ocupa.  Tendrás que añadir ese mismo volumen, pero de caldo, tres veces.  Subimos el fuego pues queremos que enseguida arranque a hervir fuerte, tiene que hervir a borbotones durante 5 minutos y luego bajamos el fuego  al mínimo y lo dejamos unos diez minutos más.

Pasados unos  13 minutos des  de que hemos añadido el caldo probamos el arroz para ver  si ya tenemos que apartarlo  del  fuego o tenemos que dejarlo unos minutos más.  Una vez está en su punto de cocción, ligeramente al dente,  lo apartamos del fuego, añadimos unas ramitas de  romero fresco, lo dejamos un par de minutos reposar tapado y ya lo tendremos listo, ¡delicioso!

Esta es una versión del típico arroz de montaña del pirineo, yo la hice con lo que tenía por casa pero puedes añadirle verduras o setas de temporada y te quedará estupendo, sobre todo queda muy bien con alcachofas, guisantes o habas en primavera, le  dan al arroz un sabor y un color fabulosos.

¿Quieres ver más recetas de arroz fáciles y ricas?


6 recetas  de arroz  espectaculares





¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!




Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!