Conejo al ajillo




Conejo al ajillo


El conejo al ajillo es todo un clásico y para mi la mejor receta que existe con esta carne, queda espectacular, y más sencillo no puede ser. Una receta estupenda con pocos ingredientes y que no te dará nada de trabajo. Yo la acompaño de un moldecito de arroz hervido y un buen trozo de pan para mojar en la salsa, que queda untuosa y muy sabrosa, una delicia, aunque acompañado de unas patatas fritas también está estupendo este plato de conejo.

El consumo de conejo ha disminuido mucho en nuestro àís y es bastante injusto porque es una carne sanísima, sin nada de grasa u muy economica que puedes cocinar de mil formas diferentes y que de cualquier manera queda riquísima, así que te animo a consumir de modo habitual esta carne, ya verás como te gusta.

Conejo al ajillo, ingredientes




1 conejo cortado en trozos pequeños
1 cabeza de ajos
1 rama de romero y 1 manojo de perejil
1 vaso de vino blanco
1/2 vaso de agua
sal y pimienta recien molida
Para la picada
10 o 12 avellanas
1 diente de ajo 
unas ramas de perejil
1 cucharadita de sal


Conejo al ajillo, preparación:


Ponemos un poco de aceite de oliva a calentar en una cazuela de fondo grueso y añadimos todos los ajos cortados por la mitad y con su piel para que se empiezen a dorarse.




Cuando los ajos ya han tomado un poco de color los retiramos y reservamos.




En la misma cazuela que hemos dorados los ajos ponemos la ramita de romero





Salpimentamos el conejo




Y lo añadimos a la cazuela con la ramita de romero.  Si es necesario podemos añadir un poco más de aceite de oliva.




Cuando el conejo ya esté bien dorado añadimos el vaso de vino entero y dejamos que se evapore un poco el alcohol, seguidamente añadimos el agua, subimos el fuego para que empieze a hervir y en ese momento tapamos la cazuela y dejamos que se cocine como tres cuartos de hora




Mientras se cocina el conejo vamos preparando la picada, ponemos todos los ingredientes en un mortero y los picamos muy bien, 




Añadimos un poco de caldo de la cazuela para deshacer la picada y resevamos.





Cuando falten cinco minutos para que el conejo ya esté a punto añadimos la picada a la cazuela, tapamos y dejamos que se acabe de hacer.




Finalmente espolvoreamos un poco de perejil picado por encima del guiso y ya lo tenemos a punto para servir.  Si te ha quedado el caldo demasiado liquido puedes arreglarlo y conseguir una salsa gordita, untuosa y deliciosa del siguiente modo:




Calientas un poco de aceite en una sarten, añades una cucharada rasa de harina y dejas que tome un poco de color, cuando esté burbujeante añade el caldo de la cazuela y deja que llegue a ebullición, enseguida te espesará y entonces puedes añadir este caldo gordito al conejo y te quedará... ¡Para mojar pan! jejejeje


¿Mas recetas fáciles y deliciosas?


Fideos a la cazuela con pollo y salchichas





Arroz con conejo





¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!



Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!