Sepia con guisantes



Sepia con guisantes


La sepia con guisantes frescos de primavera es uno de mis platos preferidos, ¡está tan rico!  Y es un plato tan suave, tan sencillo, tan de temporada... Tanto la sepia como los guisantes en la primavera están extraordinarios, no hay que perderse la oportunidad de comer este plato al menos una vez cada año. En mi casa es un ritual,  aunque yo lo repito más de una vez, porque a todos nos encanta.

La verdad  es que en la primavera es la época en que puedo comer muchos de mis platos preferidos pues es el momento en que se empiezan a dar verduras  extraordinarias: alcachofas, guisantes, habas, cebolletas...Por no hablar de otros productos que en primavera están en su punto ideal como la sepia, el cordero, o los deliciosos perrechicos (seta de San Jorge) ¡Se me hace la boca agua solo de pensarlo!  Es que no hay nada como disfrutar de los productos de temporada, la cocina de mercado y de KM 0 que ahora se ha puesto de moda y que nuestros abuelos han cocinado toda la vida, ¿verdad?

Volvamos a lo auténtico, al producto de calidad, de temporada y de proximidad, podemos practicar este estilo cocinando este maravilloso plato  de sepia con guisantes, ¿te animas? ¡ Pues manos a la obra!

Sepia con guisantes. ingredientes:

500 gr de sepia
500 gr de guisantes
2 cebollas  tiernas (o 1 cucharada de sofrito de cebolla)
3 dientes de  ajo
sal y pimienta negra  molida
aceite  de oliva virgen extra
medio vaso de vino blanco
un vaso de caldo de pescado (fumet)



Sepia con guisantes, preparación :


Desgranamos los guisantes y reservamos.

Cortamos en trocitos pequeños la sepia una vez limpia, reservamos.

Pelamos y picamos la cebolleta y los ajos y los picamos finos.  Sofreímos los ajos y la cebolla picados en aceite de oliva de calidad.

Cuando la cebolla empiece a coger color añadimos la sepia y dejamos que se sofría hasta que se evapore toda el agua que suelta, entonces añadimos un chorrete de vino blanco, como medio vaso. No hace falta que sea un super vino pero tampoco uses el más barato que encuentres.  Un mal vino te puede arruinar el plato y al precio que van los guisantes frescos no es como para desperdiciarlos usando un vinazo cualquiera, ¿verdad?

Dejamos que se evapore el alcohol, como medio  minuto, añadimos el caldo de pescado, llevamos a ebullición, tapamos y dejamos que se haga unos diez minutos más y entonces añadimos los guisantes desgranados y los dejamos acabarse de hacer, en diez minutos estarán a punto, los guisantes tiernos se hacen enseguida.

Si en vez de usar guisantes tiernos haces esta receta con guisantes congelados tendrás que dejarlos hacerse un rato más, quince minutos al menos, prueba y cuando los veas tiernos ya estarán a punto.

Te  recomiendo este plato en primavera, con los maravillosos guisantes acabados de recoger del huerto, y si pueden ser ecológicos como los que yo uso de La Coromina  en Albons comprados en el Mercat del Lleó... ¡Muchísimo mejor! 


¿Más recetas de cocina de primavera?


Alcachofas y guisantes a la menta


Carxofes i pèsols a la menta








¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!



Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!