lunes, 7 de marzo de 2016

Bizcocho base para monas de Pascua y tartas




Bizcocho base para monas de Pascua y tartas



Con este bizcocho como base puedes preparar infinidad de tartas, pasteles y variedades diferentes de monas de Pascua, la tarta Sara, un pastel de trufa, una San Marcos...  ¡Seguro que le sacas mucho partido a esta receta!

Cuando quieras hace runa tarta o una mona de Pascua este bizcocho tipo genovés es el mas adecuado, es muy esponjoso y suave y combina perfectamente con cualquier cobertura que le quieras poner. 

Además no lleva nada de grasa en la composición, eso se agradece al hacer una tarta ya que las coberturas suelen ser grasas o pesadas y con este bizcocho tan ligero la tarta resultante no queda muy pesada, piensa que el bizcocho no lleva ni pizca de grasa.

Y no solo es un bizcocho ideal para usar como base de tartas o monas de Pascua, si le espolvoreas un poco de azúcar glas por encima se convierte en un bocado ideal para tus desayunos y meriendas, sigue leyendo para aprender a hacerlo en casa... 


Bizcocho base para monas de Pascua y tartas, ingredientes:


125gr de harina de todo uso
125gr de azucar
4 huevos grandes
la piel rallada de limón
1 sobre de levadura en polvo (impulsor)
1 cucharadita de sal
mantequilla para engrasar el molde
1 circulo de papel de hornear de la medida del fondo del molde



Bizcocho base para monas de Pascua y tartas, preparación:


Tanto para una tarta como para una mona de Pascua lo primero que  tenemos que hacer es el bizcocho de la base, os recomiendo hacerlo el día antes de hacer la mona de Pascua o tarta para que no sea tan laboriosa y larga la preparación. 

Tenemos que tener todos los ingredientes del bizcocho a temperatura ambiente.  Si no nos hemos acordado de sacarlos un ratito antes de la nevera podemos sumergir los huevos en agua caliente hasta que se atemperen.

Precalentamos el horno a 180º

Preparamos el molde donde  haremos el bizcocho, mejor  si es desmoldable, en  este caso y con estas medidas he usado un molde redondo desmoldable  de 20 centímetros. Lo engrasamos todo por dentro con mantequilla, ponemos en el fondo un redondel  de papel que previamente hemos recortado con el tamaño adecuado y lo volveos a engrasar por encima del papel. Enharinamos las paredes del molde para que no se nos peque el bizcocho  y sea más fácil de desmoldar.  Reservamos.




Separamos las yemas de las claras de los huevos. Montamos las  claras a punto de nieve y reservamos.



Rallamos la  piel  del  limón, yo he usado cascaras congeladas que siempre tengo en el congelador para no desperdiciar un limón si  no necesito el zumo ;-)  También guardo en el congelador cascaras de naranja para poder usarlas después  en repostería, ¡las cascaras congeladas se rallan  en un pis pas!




Batimoslas yemas de huevo con el azúcar y también  la ralladura de limón hasta que blanquee y doble su volumen, mejor hacerlo con una batidora de varillas eléctrica. Tiene que coger mucho aire y quedar muy esponjosa la masa.

Mezclamos la harina con la levadura y la cucharadita de sal.  Vamos integrando la harina en la mezcla de yemas y azúcar a poco a poco y mezclando con una espátula, de abajo a arriba con movimientos envolventes y procurando no perder mucho aire.




Si ves que te queda una masa muy dura y te cuesta integrar la harina puedes añadir un poco de claras de nieve montadas para que te sea más fácil de mezclar todo hasta acabar de incorporar toda la harina mezclada con la levadura y la sal.

Acabamos añadiendo a la masa lo que queda de las claras montadas, con mucho cuidado de que pierdan el mínimo posible de aire y. de volumen.




Abocamos la masa en nuestro molde preparado y al horno, en 30 minutos debería de estar listo.  Pero no te fíes, como  siempre digo cada horno es un mundo y hay que vigilar para que no se nos queme el bizcocho. En cuanto veas que està dorado pincha un palito para ver  si está cocido por dentro. si el palito sale limpio es que el bizcocho ya està a punto.




Sacamos el bizcocho del horno y  lo dejamos reposar unos minutos, luego  lo desmoldamos sobre una rejilla y lo dejamos acabar de enfriarse del todo. Este bizcocho sube mucho y luego  es normal que baje un poquito, no te asustes, es normal.

Una vez bien frío puedes envolverlo en papel film y guardarlo en la nevera hasta el día siguiente, en que prepararas la cobertura y lo acabaràs o puedes hacerlo todo seguido.  No te recomiendo que lo hagas todo de una tirada, es mejor en dos días, el bizcocho se asienta y queda mejor y además no se te hará nada pesada la preparación de tu tarta o mona de Pascua.

En este punto solo te queda cortar el bizcocho en dos o tres planchas que puedes rellenar con cremas, ganaché o mermelada y cubrir el bizcocho con una crema de mantequilla o una ganaché para acabar la tarta según lareceta que elijas.

Guarda esta receta a buen recaudo porque seguro que la vas a necesitar muy a menudo, ¡en cuanto la pruebes se convertirá en fija en tu recetario habitual!


¿Mas recetas de bizcochos?





Bizcocho básico con manzanas




Espero que te haya gustado  esta entrada y  que te sea de utilidad, si quieres puedes seguirme en las  redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en FacebookTwiter Google+    ¡¡Te espero!!