martes, 3 de noviembre de 2015

Pastel de calabacín y queso de cabra



Pastel de calabacín y queso de cabra


Un pastel muy rico y muy suave que te encantará si te gusta el queso de cabra. Con el calabacín combina de maravilla. todo envuelto en  una suave masa cuajada de  leche y huevos sobre  una capa crujiente de masa brisa.  Ya verás que rico  está.

Lo puedes preparar en un momenttito y acompañado de una ensalada se convierte  en una cena rica y completa que gustará a todos.  

En casa somos muy fans de los pasteles salados y quiches, no hay semana que no prepare una con distintos ingredientes ¡todas salen deliciosas!  Al final  del post te dejo una selección de mis quiches preferidas. son una comida o cena  rápida y sin complicaciones con la que siempre triunfo, y una estupenda manera de hacer comer verdura a los más pequeños, así nadie se resiste a una ración de la verdura que sea :-)

Y si te sobra un trocito (aunque  parezca extraño a veces pasa )  te lo puedes llevar en el tupper  a la oficina y dar envidia a todos tus compañeros ^-^    


Sigue leyendo para aprender a preparar este delicioso pastel de calabacín y queso de cabra.


Pastel de calabacín y queso de cabra, ingredientes:

1 lámina de pasta brisa redonda
3 calabacines medianos,  1 cebolla
tomillo, sal y pimienta al gusto
3 rodajas de queso de cabra de calidad
3 huevos,  60ml nata,  200ml leche



Pastel de calabacín y queso de cabra, preparación:


Lo primero es precalentar  el horno, a 180º.  Seguidamente cocinaremos  la masa "en blanco"  esto es, sin  nada encima. durante unos diez minutos, debe quedar  blanca  no tostada ya que luego la volveremos a cocer con el relleno.

Para que al cocerla no se nos levante y se nos formen bolsas de aire que deformarían el pastel venden unas bolitas de porcelana reutilizables que son muy útiles si sueles preparar este tipo  de pasteles. Les darás mucho uso así que vale la pena comprarlas.  Si crees que no les darás uso puedes utilizar unos garbanzos crudos,  lavarlos y dejarlos secar y así puedes usarlos varias veces para este menester. 

Mientras se cuece la masa pochamos la cebolla, en una sartén o bien en el micro para ir más rápido, con un buen  chorro de aceite y un poco de tomillo y sal a 800w durante 6 minutos.




Repartimos la cebolla pochada por el fondo del pastel.  Repartimos por encima el calabacín cortado en rodajas muy finas. Lo salamos y  esparcimos un poco de tomillo por encima.

Batimos la leche,  la nata y los huevos y lo incorporamos al pastel, sobre los calabacines, dejando que se escurra  entre la verdura.

Sobre todo ello colocamos las tres rodajas grandes de queso  de cabra. O bien  6 más  pequeñas si usamos un rulo de los pequeñitos.   

Finalmente horneamos el pastel hasta que la mezcla de huevos,  nata y leche esté bien cuajada. Unos veinte minutos. Al pinchar con un palillo este debe salir seco y limpio.   Y ya tenemos nuestro pastel a punto, podemos tomarlo  tibio o frío, de todos modos está muy rico. 

Lo único aconsejable es no recalentarlo  en el microondas, de este  modo perdería todo el crujiente y la textura suave  de la crema cuajada. si es necesario puedes recalentarlo en el horno, cinco minutos a 200º y te quedará estupendo.

¿Más  recetas de  quiches?


Quiche de tomates  y queso de cabra





Quiche de espinacas y calabacín




Quiche de salchichas  y queso