Pesto de rúcula y nueces con pechuga de pollo a la plancha



Pesto de rúcula y nueces con pechuga de pollo a la plancha


Hoy os traigo un sadwich que es delicioso! Desde que probé esta combinación de pollo a la plancha y pesto de rúcula que me volví fan, ¡no te puedes imaginar lo bueno que está! El pesto de rúcula es muy fácil de hacer y queda delicioso, como aquí para comer en un delicioso sandwich o bocadillo pero también en un plato de pasta o para aderezar unas patatas ... ¡Seguro que se os ocurren un montón de aplicaciones para esta salsa tan deliciosa!
Si tenéis la oportunidad comprad rúcula a granel de producción ecológica en lugar de la que viene envasada en los supers, ya veréis que maravilla! Yo la compro en la parada de La Coromina del mercado del León de Girona, de hecho esta receta me la pasó Joan de La Coromina, que siempre me da ideas buenísimas, si lo queréis conocer todos los sábados está en la parada del mercado, y el resto de días encontraréis a Aurora que también os atenderá superbien! O si lo preferís os pueden llevar el cesto ecològico a domicilio, más fácil imposible! Encontraréis toda la información aquí


Pesto de rúcula y nueces con pechuga de pollo a la plancha, ingredientes:


50 g de nueces peladas
50 g de rúcula fresca limpia (yo ecológica de La Coromina) 
100 gr de queso parmesano rallado 
1 ajo
aceite de oliva virgen extra 
sal y pimienta negra recién molida



Pesto de rúcula y nueces con pechuga de pollo a la plancha, preparación:


Para el pesto de rúcula y nueces 

Ponemos en el vaso de la batidora la rúcula, el ajo, las nueces, una cucharadita de sal, un poco de pimienta negra recién molida y 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y lo trituramos. Si nos queda demasiado espeso podemos añadir más aceite.



Añadimos el queso rallado y lo volvemos a procesar hasta que quede una salsa bien lisa, si es necesario podemos añadir más aceite, hasta conseguir la textura que nos guste. Probamos nuestra salsa por si hay que añadir más sal y pimienta y rectificamos si fuera necesario.


Para el sandwich 


Cortamos la pechuga en filetes no demasiado delgados, si no venía ya cortada. Calentamos una plancha, mejor si es acanalada, y pintamos los filetes de pollo con aceite de oliva. Una vez la plancha caliente asamos nuestros filetes de pollo, sin poner aceite en la plancha, solo a los filetes con la ayuda de un pincel. La plancha debe estar bien caliente para que no se nos queden los filetes de pollo resecos en vez de jugosos por dentro. Si queréis ver más consejos de cómo hacer filetes perfectos no os perdáis este artículo.



Cortamos el pan para hacer el sandwich y lo untamos por dentro con la salsa pesto, una vez tenemos los filetes de pollo cocidos al punto los ponemos en el pan untado, añadimos unas hojas de rúcula y cerramos el sandwich, ahora sólo nos quedará hacer el sandwich a la plancha con un peso encima para que quede perfecto, caliente, jugoso y bien sabroso!

¿Queréis ver cómo utilizo unas pesas de gimnasio para que mis sadwichs queden perfectos? Haced clic aquí!

¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!



Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!