Espaguetis Alfredo




Espaguetis Alfredo 


Estos espaguetis son de lo más conocidos en Estados Unidos y no me extraña porque están divinos! La receta es originaria de un restaurante de Roma, el propietario se llamaba Alfredo di Lelio y parece ser que unas estrellas de Hollywood se quedaron enamoradas de esta pasta en un viaje a la ciudad eterna y la dieron a conocer al volver a su país, eran Mary Pickford y Douglas Fairbanks, allá por el año 1927. el señor Alfredo abrió un restaurante en el Rockefeller Center y la pasta Alfredo se hizo tan famosa que hoy día es todo un clásico popular de la cocina italoamericana, como la pizza o los espaguetis con albóndigas, si queréis saber más abre la historia de este plato visitad la wikipedia aquí.
Yo hago muy a menudo esta pasta porque en casa nos encanta y es facilísima de hacer a más no poder, sólo se necesitan cuatro ingredientes: ajo, mantequilla, parmesano y nata para conseguir una pequeña maravilla, de verdad que no os podéis imaginar como están de buenos, no es por casualidad el éxito que ha tenido la receta!


Espaguetis Alfredo, ingredientes:

3 cucharadas de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva
2 dientes de ajo picadas o bien pasadas por el prensador de ajos
300 ml de crema de leche
sal y pimienta negra recién molida, al gusto
100g de queso parmesano rallado
espaguettis o fetuccini
un puñado de hojas de perejil picado



Espaguetis Alfredo, preparación: 


Ponemos el agua a hervir y empezamos a hacer la salsa. Una vez hierva el agua cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante, pero sobre todo no os paséis de cocción, debe quedar al dente.

Calentamos en una sartén la mantequilla y el aceite de oliva con el ajo picado o prensado, si padecéis del estómago os recomiendo que prenséis los ajos con un prensador especial, lo que resulta indigesto es la celulosa que contiene el ajo y que al utilizar un prensador eliminamos.

Enseguida que el ajo empiece a tomar color añadimos la nata y lo llevamos a ebullición, una vez empiece a hervir bajamos el fuego al mínimo y añadimos el queso parmesano. Dejemos que reduzca un poco pero no mucho, pensad que al enfriarse la salsa espesa aún más. Apagamos el fuego y reservamos.

Una vez que la pasta está al dente la colamos reservando un poco del líquido de cocción, como tres o cuatro cucharadas. Mezclamos la pasta con la salsa y el líquido de cocción que teníamos reservado y lo mezclamos todo delicadamente, unos minutos. A este proceso de remover la pasta con la salsa y un poco del líquido de cocción los italianos lo llaman "mantecar" la pasta y realmente queda mucho mejor y más melosa, es como si se ligase el almidón del agua con la salsa y la pasta, queda más untuosa y muy buena. Sólo nos queda una vez emplatada la pasta esparcir por encima hojas de perejil picado generosamente, seguro que os gustará!

Os recomiendo muchísimo esta pasta, queda divina y le podeís añadir los ingredientes que deseéis, pollo, gambas ... podéis hacer vuestra propia versión de este clásico americano o ir probando diferentes versiones ...

¿Te gustaría participar en mi grupo  de cocina de Facebook?  Si  te gusta cocinar te invito a compartir tus recetas y trucos de cocina en mi nuevo grupo 


Anímate,  ¡serás muy bienvenida!



Espero que te hayan gustado estas recetas y que te sean de utilidad, si quieres puedes seguirme en las redes sociales para estar al tanto de todas mis novedades,  sígueme en InstagramFacebookTwiter Google+ ¡¡Te espero!!