Galletas crinkles de chocolate y café



Galletas crinkles de chocolate i café


Estas galletas agrietadas siempre me han fascinado, son como de cuento ¿no creéis? Tienen un aspecto increíble, monísimas, pero es que también están buenísimas, son de aquellas que cuando empiezas no puedes parar, de vicio total! Me encanta su textura, crujiente y quebradiza por fuera y suave y tierna por dentro, casi como un bizcocho con una corteza muy crujiente y delicada. Ya las hice en Navidad en versión galletas Red Velvet y fueron un éxito total, ahora me apetecía hacerlas combinando chocolate con café, con lo que se consigue un sabor a chocolate súper intenso, el sabor del café no se nota en absoluto, lo que hace es potenciar aún más el sabor del chocolate, el protagonista absoluto de estas galletas. ¡Si las hacéis ya veréis qué delicia!



Galletas crinkles de chocolate y café, ingredientes:


120 gr de chocolate negro, 60% cacao 
25 gr de cacao 
90 gr de harina 
1 cucharadita de levadura química 
1 sobre de café soluble (si deben comer niños mejor descafeinado) 
60 gr de mantequilla a temperatura ambiente 
140 gr de azúcar moreno 
1 huevo 
40 gr de leche 
100 gr de azúcar granulado (lo normal vaya) 
60 gr de azúcar glas 
1 puntita de sal


Galletas crinkles de chocolate y café, preparación:


Cortamos el chocolate en trocitos y lo fundimos al baño o en el microondas, con cuidado de no quemarlo, dejamos que se vaya enfriando. 

Tamizado juntos para mezclar bien los ingredientes secos: la harina, la levadura, el cacao y el café, añadimos la sal y lo mezclamos. 

Batimos la mantequilla con el azúcar moreno hasta que quede una mezcla blanquecina y esponjosa, incorporamos el huevo y seguimos batiendo hasta que quede bien incorporado, entonces añadimos el chocolate y batimos de nuevo. 

Añadimos la mitad de la mezcla de los ingredientes secos, lo batimos hasta que quede bien incorporado, seguidamente añadimos la leche, lo seguimos batiendo y, cuando ya esta homogéneo añadimos la otra mitad de los ingredientes secos, lo seguimos mezclando hasta conseguir una pasta lisa. 

Con nuestra masssa hacemos una bola, lo envolvemos con papel film y la guardamos en el congelador, al menos durante dos horas, así será más fácil de trabajar, ahora sería demasiado pegajosa! 

Precalentar el horno a 180 º. 

En un plato ponemos el azúcar blanquilla (el granulado) y al otro plato el azúcar glas. Con nuestra masa medio congelada que habrá quedado más sólida y fácil de trabajar vamos formando bolitas de unos 2'5 cm de diametro. Las pasamos primero por el azúcar granulado y después por el azúcar glas, que queden bien cubiertas. 

Vamos disponiendo nuestras bolitas de masa en una bandeja de horno forrada de papel de cocer o, como en mi caso, de una lámina de teflón. Hay que ponerlas bien separadas, al menos unos 5 cm ya que al cocerse se expandirán mucho, así es como se logra el efecto agrietado. 

Las hacemos en el horno durante 12-14 minutos ¡se hacen enseguida! Cuando las sacamos del horno todavía estarán tiernas, hay que dejarlas enfriar unos minutos antes de tocarlas para que no se nos rompan.



Al cabo de cinco minutos las pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar. Al enfriarse se vuelven más duras y crujientes por el exterior pero siguen tiernas y blandas por dentro. Las puedes conservar hasta una semana en un bote cerrado herméticamente, si es que os duran tantos días, en mi casa vuelan! 

Si deseáis ver más recetas de galletas aquí tenéis las delicias de coco, también son exquisitas!